sábado, 3 de junio de 2017


la vida me es arrebatada con una furia inquebrantable
oh, qué haré cuando el sol salga de nuevo
los días pasan y nada pasa mas mi dolor se agranda
oh, será esto el fin
fuerza que me meces en tus dulces brazos...
que me llevas aquí y allá
que me sobrevives
oh, dime ¿te irás?

qué haré pues
con esta letanía
dura tiranía
de mi mente
y su... manía
de joderme así

sólo quiero volar
muy lejos de aquí
ser pura quintaesencia
arropar a los cuerpos celestes

abrázame el dolor




sábado, 26 de noviembre de 2016

.

la vida
qué se supone que es... la vida

debajo de la piel están los huesos, y el cerebro.
y a veces el alma

pero qué pasa cuando se desmorona lo invisible cuando
mi corazón late
mis ojos parpadean
mis células respiran

pero no vivo.

y mi boca ya no ríe
mis ojos ya no brillan
mi alma ya no se estremece

y un fino velo me aleja de este mundo

no sé si quiero volver.






domingo, 9 de octubre de 2016

Mar en calma que esconde océanos bravos

Procedemos a la inmersión. Coloquense la máscara encima de la nariz y la boca. Respiren profundamente y dejen que la gravedad los sumerja hacia lo más profundo de mis pensamientos.
Cuidado con las agudas esquinas, a la tristeza le encanta pulir los cristales de mi alma y dejarlos ahí, afiladitos, para que nadie pueda hacerme daño.

Protejan bien sus bombonas de oxígeno, pues mi ansiedad acabará con todo el O2 disponible y no le supondrá ningún problema acabar con el vuestro.

Manténgase atentos y no pierdan el rumbo, lo inesperado pone muy nerviosos a mis demonios. Y no he visto mayor oleaje que el que son capaces de crear a base de miedos, dudas y secretos.
Ya puedo ver como os está atrapando.

                   La marea os lleva, dejaos guiar, aún queda lo mejor.

Hay un gran agujero negro en el centro. No tengáis miedo. Me encuentro bien armonizando mi alma con la frecuencia del universo. Caed y volatilizaos con cada uno de mis pensamientos hechos nubes.
Aquí no hay miedo, no hay dolor, solo hay una necesidad inminente de libertad. 
Tengan cuidado con la temperatura pues es el núcleo de mi ser. Está incandescente, ya que en su interior alberga una furia inapagable. Causante de mis terremotos. 

Sumérjanse aún más. Justo al final del núcleo, estoy yo, hecha un ovillo de lana. Toda enredada y atrapada. Esperando que todo el caos que mi yo interior alberga cese. 

domingo, 5 de junio de 2016

So broken inside

Qué difícil es estar rota por dentro.
A la mínima emoción, al mínimo sentimiento...notas como cada pedacito de tu alma se clava más.

El cuerpo tiende a acostumbrarse. Soy capaz de volver a ser feliz, de dejar atrás todas y cada una de las cosas que en su momento me hicieron estar mal. Pero, de vez en cuando, de manera inesperada, noto como vuelven a aparecer, de manera sutil, esos pensamientos que me recuerdan mis raíces, quién soy y porqué no debo olvidarlo.

Estaban en lo cierto cuando dijeron que los ojos son el reflejo del alma. Pues el alma no es más que una urna de cristal en la que se esconde todo aquello que construye tu ser, desde lo más oscuro y profundo hasta lo más natural. Y eso está genial hasta que se resquebraja, cada día un poquito más, y un día notas como todo se ha hecho trizas... Esos cristales permanecen ahí, entre tus miedos, tus aspiraciones, tus alegrías...

Pero ahora esos cristales se clavan y van creando heridas que cada vez tardan más en curarse.
Intento que no me duelan, que me dejen avanzar y ver todas las cosas buenas que tengo a mi alrededor, que no me nublen la vista y me impidan pensar con claridad que todo cada día es un poquito menos malo y que tengo grandes cosas a mi lado.

Lo malo comienza cuando te dejas llevar, cuando estás cansada de aguantar, de echarle cara, cuando prefieres darle rienda suelta... y te hundes.

Y lo más jodido es volver a levantarse y alcanzar un estado emocional estable de nuevo.

En definitiva, mi vida es una constante subida y bajada, es como estar sumergida en un tsunami de emociones tanto buenas como malas y tu objetivo principal: sobrevivir; que se calmen las aguas.



domingo, 17 de abril de 2016

.

Nunca en mi vida me había sentido especial. Constantemente me he dejado llevar por mis inseguridades y nunca he asumido que podría importarle a alguien. De hecho tampoco lo he buscado nunca.
Pero llegaste tú. Para arrancarme todos los miedos de un golpe (de suerte) y para desenterrar una Carmen muy escondida. Imaginad como se siente eso. Volví a nacer: noté como la alegría desentumía cada una de mis articulaciones; como la sonrisa aparecía de nuevo en mi boca; y como dejaba atrás el pasado para empezar algo nuevo.

Y sí, es cierto que me caí, pero me volví a levantar por ti. Y cada día que pasaba sentía que había sido lo mejor que había hecho en mi vida. Hasta que me di cuenta de que ni siquiera para ti había sido lo suficientemente especial como para no fallarme. Que lo que creía que había conseguido era mentira. Que probablemente para que eso ocurriese había pasado más tiempo. Que sí, que actualmente es así. Pero que toda la fortaleza que había construido en mi cerebro para protegerme esos días que todo en mí se derrumbaba...había fallado.

Créeme: Me recuperaré. No sé cómo, ni cuando pero lo haré.

Porque algo que la gente no comprende y que yo he entendido contigo es que el amor no es algo constante. Es algo que puede crecer o decrecer con el tiempo. Y contigo ha crecido. Tenemos un amor superlativo que no podemos echar a perder por errores que cometimos cuando el amor estaba en sequía. 

Probablemente estoy siendo demasiado comprensiva e incluso me podrían catalogar de tonta...Pero si sabes comprender los errores del pasado, si sabes apreciar la evolución de esos errores en cosas maravillosas, estás haciendo lo correcto. Y yo veo en ti, (espero no equivocarme) un cambio. 

... No armes abismos
                    entre mi alma y tú...

sábado, 12 de marzo de 2016

.

La religión ha llevado durante muchísimo tiempo a guerras. Ha matado a miles de personas y aún así la mayoría sigue manteniendo la fe en su Dios.

Creo que es hora de que la gente abra un poco los ojos y se den cuenta de que todos, al fin y al cabo, creen en el mismo ser. Que se han dejado guiar por libros escritos por personas que, a fin de cuentas, han plasmado como ellos creen que Dios debe ser.
En definitiva que la Biblia, el Corán, el Tipitaka y todos esos libros sagrados que en algunos países se siguen al pie de la letra no definen a un verdadero Dios.
Lo más triste de esto, es que los que decidieron imponer lo escrito hace ya siglos como algo obligatorio, lo decidieron así porque era la mejor manera de imponer su poder y que les importa un bledo ese afán de millones de personas.

Sin desviarme del tema, continuo con mi propósito que es el de dejar claro lo que muchas personas no quieren ver: Dios no es una persona, no es bueno, no es generoso, no busca lo mejor para nosotros, no tiene mente, porque si así fuera, si realmente fuese como vosotros lo describís no dejaría que pasasen tantísimas cosas como pasan en el mundo, y que vosotros excusáis continuamente con que es porque 'Dios lo quiere así'. Me repugna ver a la gente haciendo colas para besarle los pies a una estatua en la que creen ciegamente, me parece retrógrado que le recen a la Virgen, que por echarme agua del grifo en la cabeza y comerme una galleta insípida ya sea aceptada por Dios, que por contar mis erorres como humana que soy a un cura ya esté absuelta de ellos... y ya ni hablar de esas religiones que menosprecian a las mujeres y que tienen la poca vergüenza de decir que es palabra de Dios. Dejad de creer en un libro escrito por humanos que, a parte de ser 2016 años más viejos que nosotros, los llenaban de metáforas e idealizaban como querían sin pensar las grandes consecuencias que tendría. Dejad de depositar vuestra fe en algo que no podéis ver y tener el valor suficiente para depositarla en vosotros mismos, para creer en vosotros y no tener que pedir milagros y ayudas a algo que NO OS ESCUCHA.

A mi parecer, Dios es un ente que intenta mantener en equilibrio la Tierra y que nosotros sólo estamos entorpeciendo su cometido. Bueno, eso en el hipotético caso de que existiera una fuerza superior, porque también sería muy probable que nada de eso existiese.

Amén.

domingo, 24 de enero de 2016

Pequeño resumen de mis mil y un pensamientos.

Supongo que la vida consiste en eso.
En levantarte cada mañana y apuntar en tu cerebro una nueva y mejor causa por la que querer huir más lejos que el día anterior. Nos pasa a todos los que miramos la vida con esa pizca de esperanza y a la vez desilusión. Pero a pesar de eso, todo el mundo es capaz de encontrar un aliciente.
Yo...yo no tengo interés. No tengo interés en nada. Parece que el resto comprende algo que a mí se me escapa... o probablemente yo misma lo dejé escapar.

Darme cuenta de eso también implicaba dejar de dar la espalda al camino que se abría frente a mí.
Pues si estaba buscando la verdad, la tenía justo enfrente mía: la jaula social.
Hace ya unos años que dejé de verme en algún trabajo. El simple hecho de formar parte de esta sociedad me repugnaba: ir a algún sitio para trabajar todos los días y luego volver, ir a comidas de empresa, comidas familiares, padecer esa falsa emoción de que llegue el fin de semana para disfrutar de lo que parece ser una vida genial... Definitivamente no es para mí.
Y llegados a este punto, ¿qué espero entonces? Pues...¿qué importa eso? Lo que yo quiero es irme muy lejos con una caravana, con tu compañía y perderme hasta olvidar lo que era vivir en sociedad.
Dejarme llevar por instintos y disfrutar algo tan efímero y que lamentablemente está ya tan jodido como es la vida.

Irremediablemente así no puedo vivir, ni yo ni la inmensa mayoría. Estamos todos metidos en lo mismo. Todos apilados en un inmenso retrete lleno de mierda. No hay escapatoria, vamos a desaparecer con una cascada de agua cuando tiren de la cadena. Y encuentro un cierto placer en eso pues, cuando llevas jodida tanto tiempo, a veces, es inevitable disfrutar de ello.
Podéis llamarme loca, pero como dijo Bukowski, es frustrante tener la necesidad y el deseo de vivir, pero no la habilidad.